El motociclismo, uno de los deportes que más exigencia mental requiere

    30

    El motociclismo, uno de los deportes que más exigencia mental requiere

    El motociclismo es uno de los deportes de más riesgo que existen. Los conductores llegan a alcanzar velocidades vertiginosas y el más mínimo error puede suponer un castigo irreversible. Es por ese motivo que los profesionales que se dedican a ello hacen hincapié en mantener un bueno estado de forma mental, así como no perder nunca la concentración en ningún momento. Encontrar el equilibrio y conseguir regularidad es clave para salir exitoso de la pista.

    A lo largo de una carrera o de un entrenamiento entran en competición diferentes sensaciones que pueden condicionar el momento: la fatiga física al mantener una posición concreta, la falta de confianza en uno mismo, el miedo; entre otras. Por ese motivo, uno de los consejos que suelen dar los expertos en psicología a los profesionales de la disciplina es mantener la cautela y no actuar de manera visceral. Cuanto más autocontrol y concentración tenga uno, más cómodo se sentirá encima de la motocicleta.

    El motociclismo es quizás el deporte en el que estar en un mal estado anímico o mental puede ser más perjudicial, pero hay otras disciplinas muy seguidas por el gran público que exigen a sus practicantes una fortaleza mental importante. Estamos hablando del ciclismo, el tenis, el ajedrez o el poker, estos dos últimos considerados como deportes mentales. A continuación, repasaremos aquellos ejemplos más conocidos.

    El ciclismo y el tenis

    El ciclismo es otro de los deportes en el que se necesita fortaleza mental para conseguir los objetivos. La motivación y la regularidad son claves para no sucumbir durante una de las etapas. Estas suelen ocupar muchos kilómetros, son horas encima de la bicicleta, y por la cabeza de uno pueden pasar todo tipo de pensamientos. Es por ese motivo que los equipos trabajan constantemente las destrezas psicológicas para reducir el estrés y manejar la ansiedad.

    deportes que más exigencia mental requieren

    A su vez, una de las particularidades del ciclismo es el alto grado de incertidumbre al que deben hacer frente sus protagonistas en cada momento en el que compiten. Aparte de las condiciones meteorológicas que también afectan a otros deportes, los recorridos suelen ser siempre distintos y cada carrera puede contar con un favorito diferente. Por ese motivo, la preparación es tan importante para afrontar en la mejor de las condiciones el reto y evitar que aparezca el estrés y la preocupación.

    Si hablamos de mente y deporte, es imposible que no nos venga a la cabeza el tenis. Requiere que los jugadores tengan una resistencia física y mental a partes iguales. Los partidos suelen durar tres horas o más y no hay que lamentarse por un pequeño error. Cada punto es independiente y es clave no caer en una mala racha que se lleve el encuentro por delante. Saber sobreponerse a las malas situaciones es uno de los aspectos que tienen en común los grandes dominadores de la raqueta.

    Poker, ajedrez y la fuerza de la mente

    En los deportes mentales, donde la concentración está a la orden del día, también se requiere de una buena estabilidad mental. Por ejemplo, en el poker se presentan diferentes estrategias y consejos para ayudar a competir a los usuarios en una partida o en un campeonato. Entre la lista de tácticas, destacan ser cautosno ser previsibles en nuestros movimientos y aprovecharse de los errores de los oponentes cuando estos se produzcan. Controlar las emociones evita desembocar en malas decisiones y las consecuencias que pueden conllevar.

    En el ajedrez hay otros factores relacionados con la mente que pueden aparecer a lo largo de una partida en la que no tiene cabida el azar, solo la habilidad de los jugadores los hará salir vencedores. Una de ellas es el análisis de las jugadas y saber definir las posibles consecuencias que puede tener un movimiento. Para llegar a ese punto, uno debe tener una gran capacidad de análisis, mantener la calma en todo momento y tratar de saber qué es exactamente lo que busca el contrincante con sus movimientos.