Todo lo que debes saber antes de comprar una moto eléctrica

    1105
    Todo lo que debes saber antes de comprar una moto eléctrica
    Todo lo que debes saber antes de comprar una moto eléctrica

    Todo lo que debes saber antes de comprar una moto eléctrica

    Por lo general, escoger motocicleta es un proceso que requiere de mucha meditación y tiempo. Desde revisar todos los modelos disponibles y comparar sus ventajas hasta dar con un precio y diseño bien equilibrados, el ámbito de la moto eléctrica requiere también de mucha precisión. Un sector en auge, cuyo mercado ofrece modelos cada vez más y más competitivos y para el que debemos sostener un buen filtro de elección.

    Una elección a meditar profundamente

    Escoger sabiamente una moto no es tarea sencilla. Menos aún, en el innovador ámbito de la moto eléctrica, donde los nuevos lanzamientos aparecen con notorias mejorías respecto a sus predecesoras muy a tener en cuenta. Para escoger bien, hay que tener en cuenta múltiples factores y parámetros que, en un futuro, afectarán tanto a nuestra conducción y comodidad como al consumo y al mantenimiento de la moto escogida.

    Por ejemplo, si buscamos una moto urbanita o deportiva, las motos eléctricas Horwin son un fiable punto de partida para hallar la indicada. Sin embargo, si optamos por otro modelo más afín al terreno rústico o a ciertas condiciones climáticas, será preciso ampliar nuestro filtro de búsqueda. Entendiendo, previamente, que la elección de una moto eléctrica se habrá fundamentado en sus grandes ventajas frente a la convencional.

    ¿Por qué escoger una moto eléctrica?

    Las ventajas de las motos eléctricas pueden desglosarse en por lo menos tres grandes pilares. En primer lugar, la mayoría son modelos compactos, de un tamaño acotado que les permite ocupar menos espacio, de modo que resultan ideales en entornos muy cargados como la ciudad también gracias a su mayor maniobrabilidad. En especial, dado su menor volumen y su necesidad de adaptarse a cualquier tipo de motociclista.

    En segundo lugar, su naturaleza eléctrica se traduce en un considerable ahorro en los repostajes. Ya que, en comparación con la gasolina y pese a la inflación actual, acaba saliendo mucho más a cuenta que el combustible tradicional. Además, un motor eléctrico es menos enrevesado, por lo que su mantenimiento es más asequible frente a los entresijos mecánicos tradicionales. Un ahorro al que se suman otras grandes ventajas.

    Finalmente, enmarcando estos modelos en el futuro sostenible hacia el que se dirige el mundo, hoy en día las zonas de estacionamiento son más baratas, incluso gratuitas para los vehículos eléctricos, ya que precisan de sistema de carga para los mismos. Y, además, se trata de vehículos que pueden circular libremente en zonas de bajas emisiones y donde el tránsito está restringido, como sucede en la ciudad de Barcelona.

    La pregunta más importante: ¿qué necesitas?

    Como sucede con cualquier vehículo, el filtro de elección de una moto eléctrica debe ser muy acurado para dar con la indicada. En primer lugar, debemos tener claro cuáles son nuestras necesidades. Es decir, si, por ejemplo, las distancias a conducir serán frecuentemente largas o más bien breves, o si su potencia es realmente algo a tener en cuenta —no es lo mismo una zona habitual plana que una con mucho desnivel.

    En relación a ello, también deberemos tener en cuenta el peso y la practicidad de la moto en cuestión, ya que ambos factores, correlacionados, afectarán en gran medida a su manejo. Y, por último, en una peliaguda combinación, deberemos medir bien si en nuestro presupuesto pesa más el precio, el diseño o las características de la moto a valorar. Ya que no siempre podremos asumir el precio del modelo más completo.

    Moto Eléctrica

    Un mercado en constante progreso

    La realidad es que, actualmente, el mercado del motor eléctrico ofrece una enorme variedad de opciones a los amantes del motociclismo. En la mencionada Horwin, por ejemplo, encontramos interesantes modelos como las Horwin EK1 y EK3, pensadas para entorno urbano, con velocidades de hasta 45km/h y 90km/h, respectivamente, y una autonomía de entre 70 y 90km bastando tan sólo un máximo de 4 horas de carga.

    Por otra parte, si echamos un vistazo al sector deportivo de la misma firma, modelos como la Horwin SK3 otorgan un plus de capacidad al entorno urbano. Aunque, si queremos ir un paso más allá en innovación y abrazar la carretera, la flamante Horwin CR6 Pro es una 125 increíblemente práctica. Con 10.000W de potencia máxima, hasta 95km/h de velocidad y 100km de autonomía en también sólo 4 horas de carga.

    Al fin y al cabo, la elección de una moto es siempre algo muy personal. Donde entran tanto nuestras preferencias como nuestras expectativas y necesidades. Y el ámbito de la moto eléctrica no es en absoluto una excepción. A todas luces, un sector prometedor en el que tiene cabida todo motociclista que se precie de buscar, además de un modelo afín a sí mismo, un vehículo eficaz, práctico y sostenible que integrar a su garaje.