Inicio Noticias y Tecnología El retrovisor de motos que acaba con el ángulo muerto

El retrovisor de motos que acaba con el ángulo muerto

3838

Un inventor español, ha desarrollado un retrovisor de motos que evita el ángulo muerto, con la finalidad de reducir la probabilidad de accidentes al momento de realizar un adelantamiento.

Retrovisor de motos
Retrovisor de motos

Miguel José Catalá Albors, inventor nacido en Valencia, España, sin duda podría revolucionar el mundo del retrovisor de motos. Tras la patente, Catalá ha logrado vender 5,000 unidades y se encuentra ya en negociaciones con fabricantes.

Cómo funciona el retrovisor de motos que elimina el ángulo muerto

Este inventor se declara un apasionado de las dos ruedas. Su idea surgió a partir de su propia experiencia, esto lo llevó a ingeniar un espejo que evitara a los conductores girar la cabeza al momento de realizar una maniobra.

Retrovisor de motos
Retrovisor de motos

«Soy motorista desde los catorce años. Cuando iba a almorzar con los compañeros de una peña motera, me di cuenta que los espejos no cumplían su función. Investigué y vi que los fabricantes ponen el espejo más barato posible para pasar las homologaciones, pero que en la práctica no servían para nada», las palabras de Miguel José.

Catalá se ha inspirado fuertemente en el diseño de los espejos de los autobuses y camiones en los que varios espejos superpuestos logran ofrecer toda la información de lo que ocurre en la parte posterior de nuestro vehículo.

Para asegurarse de no pisar otras patentes, Catalá consultó primero la legislación pertinente e incluso llamó a la asociación de patentes. El organismo público se interesó rápidamente por la idea indicando que era “una de las mejores patentes porque era sencilla y salva vidas”.

Retrovisor de motos
Retrovisor de motos

Su espejo es algo más complejo, pues parte de dos espejos de diferente curvatura situado uno encima del otro. El primero ofrece la imagen habitual de la parte posterior del vehículo, pero el segundo tiene una curvatura especial para ofrecer un ángulo de visión periférica más amplio, evitando el temido “ángulo muerto”.