Inicio Conducción Responsable 6 CONSEJOS PARA UNA FRENADA SEGURA SIN ABS

6 CONSEJOS PARA UNA FRENADA SEGURA SIN ABS

1213
Compartir

6 CONSEJOS PARA UNA FRENADA SEGURA SIN ABS

La tecnología ha avanzado mucho, y cada día se implementan nuevos sistemas que nos ofrecen a los motociclistas y conductores de otros vehículos mayor seguridad.

Como ejemplo esta la implementación de los frenos ABS, que hoy día prácticamente vienen en todos los modelos nuevos de motocicletas. Pero es importante que recordemos que en probable que en algún momento adquiramos una moto que no cuente con este sistema de frenado, por tratarse de un modelo clásico que fue fabricado en el tiempo en que no se inventaba el sistema de frenado ABS.

Int-SinABS

Para esos casos es muy conveniente que recordemos estos 6 consejos básicos para una frenada segura sin ABS.

1.- Mantener la distancia

Mantener la distancia es el consejo más simple, pero también de los más importantes, porque mientras mejor distancia mantengas con el vehículo que se encuentre delante tuyo mayor será tu posibilidad de reaccionar y maniobrar.

2.- Límites de velocidad

Respetar los límites de seguridad no solo te salva de un infracción, también puede salvar tu vida. Todos sabemos que cualquier vehículo es más difícil de controlar cuando va a una velocidad alta.

3.- Neumáticos

Que los neumáticos se encuentren en buen estado es algo que debemos tomar muy en serio sobre todo si no contamos con sistema de frenado ABS. Hay que estar bien al pendiente del desgaste y de la presión para asegurar mejor respuesta al frenar.

4.- La suspensión

Una suspensión adecuada a nuestro peso y al tipo de uso que le damos a nuestra moto puede hacer la diferencia en metros de frenado.

5.- Frenar de a poco

Cuando no cuentas con un sistema ABS no puedes frenar de fondo y de golpe, pues esto sin duda alguna traerá como consecuencia una caída. Es mucho mejor frenar de a poco a poco y usar ambos frenos.

6.-  Rueda bloqueda

Puede suceder que se bloquee la llanta delantera, si esto sucede lo mejor es soltar de inmediato la maneta para luego sujetarla otra vez e inicial a aplicar presión. Las ruedas bloqueadas pierden su capacidad de frenado y aumentan el riesgo de caer.

Para poder aplicar todo esto bajo una situación de emergencia se requiere de un ingrediente mágico y ese es “mantener la calma” pues si tratas de estar calmado es más fácil que reacciones de la mejor manera. Por supuesto los años de experiencia rodando aportan bastante.