Inicio Mundo biker Que se siente ir a más de 300 km h

Que se siente ir a más de 300 km h

992
Compartir

Quizás es el sueño de la mayoría de nosotros, al menos una vez en la vida ir a velocidades donde nos sintamos emocionados y temerosos a la vez, pero en realidad podemos imaginar lo que se siente ? habrá alguna manera de describir la sensación ? quizás podamos darnos una idea.

Que se siente ir a más de 300 km h ?

Imagina que vas por una carretera, es una recta interminable y no hay obstáculos a la vista, vas subiendo la velocidad y al llegar a 150 te preguntas si sería posible alcanzar los 300 km h que tu velocímetro promete, vas subiendo la velocidad en tu motocicleta y comienzas a sentir las imperfecciones del pavimento más marcadamente, sientes la presión del aire empujando tu cabeza y hombros hacia atrás y te ves obligado a abrazar con más fuerza tu moto y mantener la cabeza inclinada, sientes el golpe de los insectos, el polvo y piedras también si tienes mala suerte en tu casco, puedes ver las cosas quedándose atrás  cada vez más rápidamente y sientes el efecto de la visión de túnel (o campo de visión cinético) que es simplemente la sensación de perder de foco las cosas que no están al centro de tu campo de visión, afortunadamente este efecto va aminorando conforme te acostumbras a la velocidad, pero ya vas a unos 250 km h, en este punto no puedes voltear a otro lugar que no sea el frente sin sentir miedo por la fuerza del viento golpeando tu casco, si levantas la cabeza y el aire se mete entre tu y tu motocicleta podrías salir volando y eso te asusta . . . después imaginas un pequeño desnivel en el camino, a esta velocidad el impulso levantará al menos la llanta delantera de tu moto unos centímetros ocasionando un wheelie involuntario . . . quizás llegó la hora de bajar la velocidad . . . o quizás no, falta tan poco y podrás presumirle a tus amigos que alcanzaste los 300!!!, y ahí está, tu acelerador dice 299 km h, que ? justo ahí ? si, es el limite establecido en la mayoría de las motos, te decepcionas y te enojas, malditos gobernadores de velocidad y malditas regulaciones !!!, así es que comienzas a bajar la velocidad, llegas de nuevo a miseros 80, pero . . . sientes como que estás detenido, estás en modo sobrehumano, es extraño, todo se ve lento, pero te gusta.

Esa es la sensación que trae el llegar a los 299 km h