Inicio Conducción Responsable EL MANTENIMIENTO DE UN SCOOTER

EL MANTENIMIENTO DE UN SCOOTER

442
Compartir

EL MANTENIMIENTO DE UN SCOOTER

Una de las razones por las que el scooter es una de las motos con mayor indice de ventas y que sea también el tipo de moto preferido de muchos, es su facilidad para conducirla, esto se debe a que el tipo de transmisión de un scooter es automática y eso hace que todo sea mucho más simple. Con este tipo de motos solo se trata de acelerar y frenar.

Este sistema de cambio funciona de forma similar al de un cambio de marchas, pero en la salida del cigüeñal del scooter encontramos una polea móvil que puede modificar su diámetro interior. Mediante una correa hecha de goma mueve otra polea móvil que esta conectada a unas zapatas de un embrague centrífugo. La campana de este embrague está conectada a la rueda trasera mediante unos engranajes desmultiplicadores. Todo el mecanismo de transmisión automática del scooter funciona con fricción y claro, esto supone que esté sujeto a desgaste y por lo tanto es importante mantener una adecuada revisión.

Los componentes como la correa, zapatas y rodillos del variador sufren un desgaste constante, deben ser revisados conforme a lo marcado en el manual del fabricante para ser remplazados. Generalmente, la correa de transmisión de un scooter tiene periodos de vida útil de entre 12.000 y 15.000 kilómetros, en scooter más grandes es posible que estos periodos se puedan prolongar un poco más. El hacer caso omiso al cambio de correa a su debido tiempo puede provocar serios daños como la rotura en marcha, que supondrá que el scooter se quede completamente inmóvil.

Algo que puede indicar que la correa de la transmisión esta gastada y necesita un cambio es que el scooter no llega a su velocidad máxima, la correa se vuelve es más delgada y modifica todo el proceso. Los problemas con las zapatas los detectaremos en la mayoría de los casos con el oído.

Por otro lado, se se siente cierto golpeteo en la rueda trasera o vibraciones en las arrancadas es posible que la campana del embrague esté deformada, que puede suceder por alcanzar altas temperaturas. También puede ser porque alguna de las zapatas esté rota o muy desgastada.

Los rodillos del variador también se desgastan y es posible notarlo cuando sentimos que las transiciones en aceleración son irregulares o que tienen un comportamiento raro.

int-MantScoot