Inicio Conducción Responsable Lo peligroso no es la moto, es la persona que la conduce.

Lo peligroso no es la moto, es la persona que la conduce.

591
peligroso andar en moto

Seguro todos los que comparten la pasión por las motos han tenido uno o varios de esos días en los que se topan con la gente que (por falta de información), no se cansa de decir y describir lo peligroso que son las moto.

Se agradece la preocupación, pero tampoco es como que no lo sepamos y bueno, es tan peligroso como conducir un coche o cruzar la calle sin precaución.

Un Biker responsable lo sabe y cada que sale a rodar esta consciente de ello, precisamente por ello es que utiliza casco y todo tipo de equipo de protección, es por eso que antes de conducir una moto tomo un curso y se informó de lo que implicaba, conoce las reglas de vialidad y las respeta.

No ignoramos el hecho de que existen personas que salen a rodar sin pleno conocimiento de lo que hacen, que creen que conducir una moto es solo un juego fácil.

Probablemente es por ese grupo de personas que el andar en moto sea algo tan “satanizado” y lamentablemente poco comprendido en la sociedad.

Pero es solo un grupo, lo cierto es que habemos muchos pilotos (verdaderos motociclistas), para los que rodar es todo un estilo de vida, precisamente por ello lo tomamos muy en serio.

Ser un motociclista de verdad no es sinónimo de peligro, ni tampoco en cierto que representamos un riesgo para nadie.

Quien pone en riesgo su integridad y la de los demás son las personas inconscientes y de esas hay conduciendo motos, coches, bicis, patinetas y hasta triciclos. Lo peligroso no es el vehículo que conduzcas, lo peligroso es el tipo de persona que seas.

Lo peligroso no es la moto, es la persona que la conduce.

Tal vez sea un razonamiento difícil de entender para muchos, sobre todo si se es una de esas personas que hablan y juzgan sin pleno conocimiento. Tal vez en ese caso la mejor postura sería agradecer el consejo e ignorara el veneno.

A lo que si queremos invitar a nuestros lectores es a ser un verdadero Biker, de esos que hacen la diferencia con las buenas prácticas.

¡Feliz rodada Bikers!