Inicio Elegir Moto ¿PARA QUÉ? Y ¿POR QUÉ? VOY A COMPRAR UNA MOTO.

¿PARA QUÉ? Y ¿POR QUÉ? VOY A COMPRAR UNA MOTO.

1642
Compartir

Su sueño siempre ha sido tener una moto. Cuando eran pequeños veían a los rebeldes de la ciudad pasar en su Harley y aparecía un globito de pensamiento sobre su cabeza que decía: “algún día tendré una de esas”. Finalmente son mayores, trabajan y durante 5 años han estado haciendo la alcancía para poder comprar la moto de sus sueños.

Señores, tomen sus precauciones antes de decidir. Las motos como las mujeres, hay que saberlas escoger, puede que se dejen llevar por impulso y tomen decisiones de las que luego pueden arrepentirse. Es importante plantearnos un par de preguntas antes de elegir la adecuada y esas preguntas son: ¿PARA QUÉ? Y ¿POR QUÉ? VOY A COMPRAR UNA MOTO.

¿Para qué voy a comprar una moto? Tal vez la repuesta es para andar en el lodo y los terrenos difíciles; desde ahí ya tienes el primer filtro y sabes que entonces tal vez estas buscando una Enduro. O puede ser que sólo la quieres para moverte por la ciudad con mayor agilidad y puede que una Scooter sea la ideal.

La otra pregunta seria ¿Por qué voy a comprar una moto? Porque puedo. ¿No?.. jaja, porque me gustan, porque me hacen feliz, porque nada me haces sentir tan libre como salir a rodar. Bueno, ahí es donde entra el corazón biker y es justo lo que necesitamos para equilibrar la decisión, (cabeza y corazón), No todo puede ser puro razonamiento, también hay que meterle feeling. Siempre hay una que te hace click y sabes que esa es la correcta.

Basados en ese equilibrio elijamos la moto ideal, no nos dejemos llevar por distractores como los siguientes.

Es muy fácil caer siempre con la más bonita, quien no quiere a la más bonita? Mantén tu cabeza fría y vuelve a hacerte la pregunta inicial. ¿Para qué vas a comprar una moto? Si la respuesta es para tenerla de exhibición y contemplar lo hermosa que se ve en la cochera de tu casa pues si, ir por la más bonita es tu opción, pero y si en realidad te estas gastando los ahorros de tu vida en una moto de exhibición que no vas a poder sacar a correr por la ciudad ni por la carretera o peor aun, que no te alcance para mantenerla. Bien vale la pena pensar dos veces antes de decidir si la más bonita es la más conveniente.

Nota: Tampoco tienes que comprara la más fea.

Algunas veces el aspecto económico nos afecta demasiado y solemos hacer una compra basada en eso, una buena inversión no significa siempre comprar lo más barato, algunas veces por ahorrar un poco de dinero prescindimos de aspectos de mayor importancia como la seguridad, por ejemplo una moto con frenos ABS nos puede salvar de muchas situaciones desagradables que bien vale pagar. Además también esta la opción de comprar un moto usada, hay varias en el mercado que ofrecen buena garantía.

Otro de los factores que nos pueden enganchar es querer comprar la más rápida, señores, realmente ¿van a comparar una moto para competir en carreras de velocidad? entre los semáforos, el cruce de peatones y el tráfico de la ciudad, es de dudar, o supongamos que se van a la carretera. ¿Cada cuando? ¿Cada dos fines de semana en carretera con curvas? Para ese caso hay otras opciones que les funcionan mejor.

No es para nada la intensión desalentarlos, todo lo contrario, se trata de presentar herramientas que les ayuden a despejar dudas importantes, para que al final la moto que compren sea realmente la moto que cumple con esa fantasía que crearon en su mente el día que se plantearon la meta de comprar la moto de sus sueños.